Si eres de los que olvidan cubrir los platos dentro del microondas para evitar salpicaduras y además olvidas mantener una limpieza adecuada del mismo, este artículo es para ti.

El microondas es uno de los elementos olvidados de las cocinas en cuanto a limpieza se refiere, ya sea por falta de tiempo o porque al estar cerrado la suciedad es más difícil de percibir. No obstante, déjame decirte que se acumulan en su interior gérmenes y bacterias, ¡sí y muchos! Así es, es uno de los electrodomésticos que más gérmenes acumula en la casa.

Prácticamente en uno de cada dos se han encontrado altos niveles de adenosina trifosfato (ATP) solo en las manillas de las puertas, según un estudio de Kimberly Clark. ¿Por qué decimos esto? Porque esta bacteria es responsable, junto a otras como la E.Coli, de intoxicaciones alimentarias. Lo cierto es que existen métodos de limpieza muy fáciles y efectivos para mantener un microondas pulcro y reluciente y aquí, querido lector, te los vamos a dar.

Limpiando a fondo un microondas, paso a paso

Si quieres limpiar en profundidad el interior de tu microondas, sigue los siguientes pasos:

  1. Limpia con una esponja los accesorios.
  2. Corta un limón por la mitad y extrae el zumo y viértelo en el interior de un bol y añade unos 300 ml de agua.
  3. Pon el microondas durante 10 minutos a potencia máxima.
  4. Espera 5 minutos antes de abrir el microondas, para que se disipe el vapor que hay en el interior.
  5. Desconecta el microondas de la corriente.
  6. Con una esponja o bayeta húmeda repasa el interior. La suciedad se desprenderá fácilmente por el vapor y el limón, además de dejar un aroma fresco habrá actuado como desinfectante.

Si no tienes un limón en casa, una alternativa útil puede ser el vinagre. Repite el mismo proceso que te hemos descrito, sustituyendo el limón por una cucharada sopera de vinagre blanco.

Espero que este nuevo consejo te haya sido de utilidad. Si quieres conocer nuevos consejos de limpieza, visítanos en unos días, seguro que te sorprendemos.